Combatir las manchas de la piel con Aloe Vera

Uno de los mayores problemas en especial cuando llega el verano son las manchas de piel. Las manchas en la piel se producen por todo el cuerpo, aunque son bastante frecuentes en la cara. Seguidamente vamos a conocer un poco más sobre ellas y aprenderemos cómo combatir las manchas con aloe vera.

Combatir las manchas de la piel con Aloe Vera

Las manchas en la piel

Las manchas en la piel se producen por una acumulación de melanina, que es una sustancia que genera nuestro propio cuerpo para defenderse de las radiaciones y del sol.

Esta es la razón por la que cuando nos exponemos a los rayos solares, nuestra piel torna a tostarse. No obstante, existen pieles que son muy sensibles, lo que hace que la producción de melanina no sea uniforme.

De esta forma, la melanina se acumula en determinados puntos de nuestra piel y entonces es cuando se producen las manchas solares.

Esta situación aumenta conforme avanza nuestra edad, en especial porque las células se renuevan cada vez menos y los lugares donde se acumula la melanina son más habituales conforme nuestra edad es mayor.

Cómo prevenir las manchas en la piel

Para prevenir las manchas en la piel tendremos que evitar una excesiva exposición al sol especialmente teniendo en cuenta nuestro rostro. Para ello deberemos utilizar sombreros, cremas protectoras y sobre todo evitar los baños solares en la zona de la cara.

Además de conseguir una menor cantidad de manchas, veremos cómo nuestra piel envejece menos y presentará un aspecto mucho más saludable.

Cómo tratar las manchas en la piel

Existen pocos tratamientos que sean capaces de eliminar las manchas producidas por la melanina. Esto es debido a que necesitamos regenerar la piel desde la epidermis. Una de las características que ofrece el aloe vera es su capacidad de penetración alcanzando inclusive las últimas capas de la epidermis. De esta forma consigue regenerar las células localizadas en este lugar.

Por otra parte también evita las quemaduras solares actuando como protector e incluso evita la deshidratación de la piel.

Hay que tener en cuenta que el aloe vera puede llegar a aumentar hasta ocho veces la producción de fibroblastos que son las células encargadas de la producción de colágeno. Gracias a ello, se produce una regeneración celular muy eficiente.

También hay que considerar que la sábila cuenta con propiedades antisépticas y antibióticas, por lo que nos garantiza una protección sobresaliente en todas las capas de nuestra piel.

En el caso de querer acabar con las manchas de la piel, deberemos seguir un tratamiento además de asegurarnos una protección constante para evitar la acumulación de melanina en otros puntos.

El aloe vera para mejorar el estado de las hemorroides

Como ya hemos comentado en alguna ocasión, el aloe vera es muy beneficioso para mejorar el estado de las hemorroides. En el artículo de hoy vamos a hacer un breve recorrido sobre las hemorroides y cómo tratarlas con aloe vera.

El aloe vera para mejorar el estado de las hemorroides

Qué son las hemorroides

Las hemorroides o almorranas son unas erupciones que se producen debido a la dilatación de las venas del ano y el recto.

Estas dilataciones se producen debido al estreñimiento, diarreas, cambios en los ritmos naturales del intestino e incluso por factores genéticos.

Al principio las hemorroides no suele molestar, pero con el tiempo pueden ir empeorando su estado y acaban irritándose, inflamándose, y produciendo dolor y picor. Es por ello que debemos tratarlas con el fin tanto de prevenir su aparición como evitar que empeoren su estado.

Para prevenirlas tenemos que intentar conseguir un tracto intestinal normal, es decir, que las deposiciones no sean ni muy duras ni sean estados diarreicos. Para conseguir esto es importante contar con una alimentación variada y muy rica en fibras.

El tratamiento de las hemorroides con aloe vera

La intervención quirúrgica tan sólo tendrá lugar en los casos muy graves, pero el resto de casos precisarán de un tratamiento tópico mediante cremas y ungüentos que al ser posible serán naturales con el fin de evitar efectos secundarios.

Los principios activos necesarios para poder tratar las hemorroides son los antiinflamatorios, antibióticos, protectores y cicatrizantes. Como podemos recordar, el aloe vera cuenta con estas propiedades.

Tenemos la posibilidad de utilizar el aloe vera de dos formas distintas e incluso combinarlas para un mejor resultado. En primer lugar podemos ingerirlo con el objetivo de mejorar nuestra digestión y favorecer la regulación intestinal.

Por otra parte también podemos utilizarlo en crema. El gel de sábila cuenta con propiedades cicatrizantes, regeneradoras, antiinflamatorias y antibióticas, lo que produce un inmediato alivio de los síntomas. Por otra parte, puede llegar a sanar el brote de forma fácil.

Informe científico del aloe vera y la psoriasis

 

En esta ocasión vamos a presentar un informe científico del aloe vera en relación con la psoriasis.

Informe científico del aloe vera y la psoriasis

La psoriasis

La psoriasis es una enfermedad que se produce en la piel aunque por el momento se desconoce su origen. Normalmente suele darse entre los 15 a los 35 años, y la forma de poder diferenciarla de otros problemas es debido a que se suele encontrar más en épocas de estrés o cuando tenemos las defensas muy bajas. Esto hace pensar que se trata de una enfermedad originaria de otros problemas psicosomáticos.

Por lo general, la psoriasis suele darse en el cuero cabelludo, las uñas, los pliegues de la piel y los codos, aunque también se dan casos en los que puede verse en brazos, piernas, frente y en otras partes del cuerpo.

La psoriasis es una enfermedad fundamentalmente antiestética y molesta. Generalmente se presenta a modo de descamación y en ocasiones llega a presentar inflamación y picores. Una vez que desaparece la enfermedad, el bello vuelve a aparecer y la piel toma su aspecto normal.

No obstante, existen algunos casos muy especiales de psoriasis que se extienden por todo el cuerpo como es el caso de la psoriasis artrítica y la psoriasis pustulosa.

El tratamiento de la psoriasis

Existen distintos tratamientos que nos permiten disminuir los efectos secundarios de esta enfermedad, pero todavía no existe una cura para ello.

Además, las personas que padecen de psoriasis han de hacerse la idea de que cada vez que se encuentren bajos de defensas o pasen por temporadas de estrés volverá a tenerla.

Incluso existen casos en los que hay que llegar a utilizar antibióticos.

Por otra parte la psoriasis no es contagiosa pese a que se va extendiendo por todo el cuerpo.

El aloe vera para mejorar la psoriasis

Existen distintos productos de sábila que pueden ayudarnos en este menester:

Aloe ingerido

Una de las opciones que tenemos es beber aloe vera, con lo que podemos aprovecharnos de una gran cantidad de vitaminas y minerales además de otros nutrientes necesarios para nuestra alimentación, algo que mejora la salud de nuestro organismo y aumentará nuestras defensas.

Por otra parte, el ácido acetilsalicílico contenido en el aloe vera puede resultar muy beneficioso.

Cremas con aloe vera

También existen distintas cremas con una gran cantidad de aloe vera que por norma general suelen mejorar mucho los brotes de psoriasis. Además de aliviar los síntomas, con el paso del tiempo nos ayuda a eliminarla.

Es más recomendable utilizar cremas naturales que además contengan componentes grasos e hidratantes que puedan apoyar el efecto del aloe vera.

La historia del aloe vera II

En esta ocasión vamos a continuar un recorrido por la historia del aloe vera a lo largo de la historia.

 La historia del aloe vera II

Dioscórides, un botánico y médico del siglo I realiza los escritos acerca de las propiedades del aloe vera, añadiendo nuevas funcionalidades como sus propiedades purgantes, fortalecedor del estómago e intestino, tratamiento de llagas y quemaduras, para curar las hemorroides, para luchar contra la alopecia y un largo etcétera.

Este mismo médico sitúa el origen de la mayor parte de las especies conocidas de aloe en África. Esta obra tuvo mucha influencia dentro del mundo árabe, y es una de las principales razones por las que el aloe vera es tan conocido en la actualidad especialmente dentro del mundo musulmán.

En este mismo siglo, Plinio el Viejo realizó un nuevo tratado en el que incluía recetas de Dioscórides, además de que amplíaba su efecto para la curación de úlceras y llagas entre otros, aunque como solía ocurrir en estas épocas también añadió un punto de superstición y creencia mágica.

Posteriormente, entre 129 y 200 d. C., fue Glaeano el que escribió sobre esta planta, basándose en su idea de que todas las enfermedades humanas podían ser curadas con elementos de la naturaleza.

No obstante, hay que tener en cuenta que en muchas regiones del sur de África el aloe vera se utilizaba para el lavado del cabello y del cuerpo, además de que de esta forma se conseguía una interesante protección frente a la radiación solar así como repelente de todo tipo de insectos. Por otra parte también era utilizada para disimular el olor corporal cuando se iban de caza y, por supuesto, para curarse las heridas.

Después de llegar el cristianismo, se empezó a hablar del áloe vera en las sagradas escrituras a través de San Juan.

Cuando llegó la edad media y dentro del dominio musulmán, en Al Ándalus se realizaron inmensas plantaciones de sábila. Gracias a ello se consiguió extender esta planta por toda Europa destacando la región mediterránea.

Hay pruebas que demuestran que la sábila existía en el continente americano y que no llegó allí a través de la conquista como se tiende a afirmar. De entre ellas destaca el uso tradicional por parte de los indígenas americanos de esta planta curativa y a la que se le atribuían efectos espirituales.

No obstante, tras la conquista de América fue cuando los jesuitas españoles se encargaron de expandir esta planta por todo el continente y que no quedarse tan sólo localizada dentro de México y la civilización Maya.

Debido a la reconquista de España, durante el Renacimiento, el uso de esta planta empezó a desaparecer, dedicándose prácticamente sólo al polvo concentrado originario de los países tropicales y con una utilidad como laxante. Con el tiempo, la sábila fue perdiendo la fama de planta curativa en Europa, llegando a considerarla más como un mito que como una planta medicinal real. Esto se debía a que en esta época se fue dejando de cultivar la sábila por lo que la planta tenía que llegar de climas más cálidos, por lo que una vez que se utilizaba ya había perdido gran parte de sus propiedades.

Una de las premisas fundamentales para sacar el mayor partido a esta planta es consumirla rápidamente, ya que se oxida en muy poco tiempo.

No fue hasta la Segunda Guerra Mundial cuando se volvió a valorar el uso terapéutico del áloe, manteniéndose hasta el presente. Una de las razones por la que pasaron a reconocerse médicamente las propiedades del áloe vera fue gracias a la aparición de los primeros aparatos de rayos X, ya que dichos aparatos hacían quemaduras tanto a pacientes como a médicos.

La historia del aloe vera I

Aunque por el momento no ha sido posible constatarlo, lo más probable es que él aloe vera fuese utilizado ya en la prehistoria. Hemos de tener en cuenta que en el paleolítico, el hombre utilizaba los recursos naturales para su supervivencia, por lo que es lógico pensar que debido a las propiedades del aloe vera, fuese muy utilizado en dicha época.

La historia del aloe vera I

No obstante, los primeros indicios fidedignos sobre el uso del aloe vera se remontan a Egipto, más concretamente sobre el año 3000 a. C. Estos indicios se basan fundamentalmente en representaciones pictóricas que eran utilizadas para adornar algunas tumbas y monumentos funerarios.

En cuanto a la primera noticia conocida sobre el aloe vera, se remonta al año 2100 a. C., y se trata de unas tablas realizadas en arcilla cocida procedentes de Sumeria. En ella se puede apreciar una serie de signos que indican las propiedades laxantes de esta planta.

No fue hasta el año 1550 a. C. cuando se escribió el Libro Egipcio de los Remedios, que es considerado como el primer compendio médico que cuenta con una serie de fórmulas que permiten la fabricación de distintos elixires como es el caso del zumo.

Hacia el 700 a. C. escritos hindúes relacionados con la medicina natural atribuían nuevas propiedades curativas al aloe vera, especialmente relacionadas con el hígado, el aparato digestivo, y el aparato respiratorio. Se descubrieron otros usos interesantes como su uso externo para la curación de heridas, quemaduras, cortes, herpes, etc. No obstante, fue en este mismo siglo que también era utilizado como acondicionador de cabello y para mejorar el aspecto general de la piel. Fue en esta época cuando pasó a denominarse “La Curadora Silenciosa“.

En la antigua China era considerada como una de las plantas con mayor cantidad de propiedades terapéuticas, por lo que pasaron a llamarla “El Remedio Armónico“. De los códices encontrados, uno de los más interesantes y antiguos es el “Libro de las Hierbas Medicinales“, una enciclopedia que consta de 10 tomos en la que podemos encontrar una infinidad de aplicaciones para gran cantidad de lesiones externas y problemas internos.

Hipócrates, el conocido como padre de la medicina moderna, hizo importantes alusiones en el siglo V a. C. a esta fantástica planta en su Canon de Medicina, otra enciclopedia médica de la que aún se conservan varios tomos. Hipócrates era conocido especialmente porque consideraba que la naturaleza tenía un remedio para cada enfermedad, y que no existía ninguna dolencia tan grave que no tuviesen cura.

En el siglo IV a. C., Teofrasto, basado en el canon de Hipócrates, creó un nuevo tratado en el que incluyó todas las aplicaciones conocidas además de que añadió otras nuevas. Al parecer fue Teofrasto el que recomendó Aristóteles la importancia de aprovisionarse con la suficiente cantidad de esta planta con el fin de poder tratar las heridas de las tropas de Alejandro Magno durante las conquistas. Al parecer, uno de los motivos para realizar una expedición a la india fue la conquista de la isla de Socotra, que en aquel momento el principal centro de producción del aloe vera, gracias a lo cual consiguieron asegurarse la provisión permanente de esta planta para poder curar a los soldados.